Roberto Matta amplía el legado en Chile con una nueva obra

CorpArtes acaba de adquirir La Lumiere del L`Honni, el cual representa un hermoso cuadro que podrá ser exhibido el martes de manera permanente en el CA660, lo cual se suma a la colección pública del espacio, aunque no se deben dejar a un lado otras obras del autor surrealista.

Resultado de imagen para obras surrealistas de roberto matta

Aunque había quedado atrás el periodo surrealista, las andanzas con André Bretón y Salvador Dalí, el líder del movimiento en París. Fue en la Segunda Guerra Mundial, por el año de 1940 cuando estalló en ese tiempo, mientras Roberto Matta huía de Europa, así como otros artistas, cuyo destino principal era Nueva York, ya que allí el nuevo polo cultural estaba creciendo.

En la gran manzana, Roberto Matta expandía su influjo creativo, llevando su obra a lugares cada vez más revolucionarios, tirando la tela al piso, echándoles pintura y utilizando su creatividad para aplicar el automatismo psíquico el cual hacía que muchas personas se adentraran en su pintura ganando adeptos entre artistas y jóvenes de la escena neoyorquina. Entre los que encontraron vastas sorpresas en este chileno fueron Pollock y Robert Motherwell, en donde observaron un referente para un expresionista abstracto.

Sin embargo, Matta no estaba dispuesto a integrarse a nuevos movimientos. De esta manera su obra era única y subversiva. Fue a partir de 1942 cuando empezó a trabajar bajo el concepto del abierto, el cual se encargaba de explorar en las obras la multidimensionalidad así como el poder para despertar las conciencias.

Este gran hombre trabajaba bajo la psicología y lograba captar la atención de las personas, utilizando montajes de varios cuadros en simultáneo, de esta manera lograba situar al espectador dentro de la obra para tener una experiencia del todo mística. Luego de los años 60 logró dar forma real a la teoría del cúmulo abierto, y fue en ese periodo donde dio nacimiento a varios hijos así como también pasó por etapas amorosas favorables.

Se conoce a matar como el fuego o símbolo del despertar de la conciencia, es decir un hombre sabio cuya creatividad artística es impresionante. O al menos Laura Padilla opina eso al respecto, como historiadora y coordinadora de exposiciones.

No es muy común trabajar en Chile con obras de tan vastas dimensiones como las diseñadas por este autor, sin embargo la teoría del cubierto ha tomado gran relevancia y ha destapado gran captación por parte del público, lo cual le lleva a diseñar piezas excepcionales, especiales y en donde se pone a disposición toda la creatividad del artista, lo mejor de todo es que se hace de manera gratis lo cual resulta un total privilegio.

El arte, la cultura, la historia y todo lo relacionado es relevante, es por ello que captar la atención de las personas resulta fundamental cuando se quiere atraerlas para que puedan conocer lo que un artista quiere expresar al aire libre, en una fundación o en cualquier establecimiento a través de sus obras, sus pinturas, y todas las técnicas que aplica para dar forma a sus sentimientos y emociones en términos físicos.

 

Deja un comentario